Místicos españoles y portugueses de la edad moderna

1. San Ignacio de Loyola / 2. Francisco de Osuna / 3. San Pedro de Alcántara / 4. Fray Alonso de Madrid / 5. San Juna de Ávila / 6. Luis de Granada / 7. Miguel Servet / 8. Santa Teresa de Jesús / 9. Fray Diego de Estella / 10. Alonso Rodríguez / 11. Fray Luis de León / 12. Juan de los Ángeles / 13. San Juan de la Cruz / 14. Gregorio López / 15. Jerónimo Gracián / 16. Luis de la Puente / 17. Santa Rosa de Lima / 18. Lope Félix de Vega Carpio / 19. Juan Falconi / 20. Francisco de Quevedo y Villegas / 21. Juan Eusebio Nierenberg / 22. Frei Agustinho da Cruz / 23. Antonio Vieyra / 24. Miguel de Molinos / 25. Juana Inés de la Cruz.

———-

3. San Pedro de Alcántara: Nació en Alcántara de familia noble en 1499. Estudio filosofía en Salamanca y a los dieciséis años ingresó en la orden franciscana. En la Vida, santa Teresa dice de él que tenía el mundo bajo los pies gracias al fervor de sus penitencias; que durante cuarenta años no durmió más de hora y media por la noche, y no tendido, sino sentado, apoyando la cabeza en un madero clavado en la pared; que no se resguardaba nunca del mal tiempo ni de la canícula; que comía cada tres días, cuando no ayunaba durante ocho seguidos. Reformó en 1550 su orden, y en 1561 dio consejo a santa Teresa para su reforma, animándola hasta en su lecho de muerte a complacerse en los obstáculos; murió en 1562. Escribió el Tratado sobre la oración y la meditación.

8. Santa Teresa de Jesús: Nació en Ávila en 1515. de niña le gustaban las novelas de caballería, pero los libros de devoción la fascinaron inmediatamente después. Ingreso a los 18 años en el monasterio carmelita. En 1554 tuvo el primer éxtasis ante una imagen de Cristo ensangrentado. Afligida por al Reforma, quiso poner remedio reconduciendo el Carmelo a sus orígenes y obtuvo una bula papal de aprobación y fundó el primer monasterio de carmelitas descalzas en 1562. Los éxtasis continuaron, y ella empezó a escribir su Vida; animó la fundación de conventos masculinos y sembró de conventos femeninos España. La oposición de la orden calzada fue tan violenta que llegó a hacerla encarcelar como culpable de haber sobrepasado los límites de las austeridades pontificias; tampoco las descalzas aceptaron sin rebeliones las austeridades. Murió en 1582. Algunas de sus obras son: Castillo interior (o Las moradas), Vida, Camino de perfección, Las fundaciones, poesías líricas, cartas, etc.

13. San Juan de la Cruz: Nació en Fontiveros en 1542, cerca de Ávila, de padres pobres, con el nombre de Juan de Yepes y Álvarez. En Medina del Campo, donde se mudo su madre después de quedar viuda con dos hijos, Juan fue primero aprendiz de carpintero, sastre y pintor, y después acólito en las agustinas. Posteriormente entro a estudiar en el colegio de los jesuitas y obtuvo una colocación en el hospital. En 1563 ingresó al convento de los carmelitas. Realizó los estudios universitarios, fue ordenado sacerdote y persuadido por santa Teresa para emprender con ella la reforma del Carmelo. Colaboró, pues, en al fundación de nuevos monasterios, y en 1572 se convirtió en profesor de reformadas descalzas. Los carmelitas calzados, intolerantes con la difusión de la reforma, raptaron a Juan encerrándolo en un calabozo de Toledo durante nueve meses. Compuso entonces Cántico espiritual y posteriormente escapó y se refugió en el convento de las carmelitas descalzas. Posteriormente fue elegido vicario de un convento llamado Calvario, entre tanto el papa concedía la independencia a los descalzos. Murió en 1591, beatificado en 1675, canonizado en 1726 y declarado doctor de la Iglesia en 1926. Sus obras fundamentales son: Subida al monte Carmelo, Noche oscura del alma, Llama de amor viva y Cántico espiritual.

24. Miguel de Molinos: Nació en Muniesa. Cerca de Zaragoza y bautizado en 1628. Estudió con los jesuitas y en 1652 fue ordenado sacerdote. Fue a vivir a Roma donde se hizo amigo del futuro papa Inocencio XI. En 1675 publicó Guía espiritual. En 1682, el cardenal Caracciolo denunciaba a Inocencia XI la existencia de una red de quietistas. Molinos llevaba unido a un grupo así desde 1664. La Compañía de Jesús lo hizo prender por el Santo Oficio en 1685. En 1687 el Papa consintió en su condena; doscientas personas fueron detenidas por la Inquisición como reas de quietismo. Molinos abjuró, pero no fue liberado; murió en la cárcel el 28 de diciembre de 1696. La obra de Molinos, editada por Valente, está traducida, en lo sustancial, en Conoscenza religiosa 3 (1977).

https://universidaddemisticosofia.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s